Servicios y productos financieros: créditos rápidos

¿Qué es y para que funciona un préstamo personal?

Un préstamo es un instrumento financiero al que se recurre cuando no se cuenta con la suficiente liquidez monetaria, a cambio de un costo por intereses según el tiempo en el cual sea devuelto el mismo.

Ahora, los préstamos personales son el mismo instrumento previamente nombrado gestionado a título personal, como su nombre lo indica. Con el fin de satisfaces las necesidades de cada individuo sin poseer la limitante de tener un fin específico de obtener un bien único y específico como lo son los préstamos hipotecarios o automotriz.
Con el auge de las distintas tecnologías y el internet han surgido varias entidades que se dedican a ofrecer préstamos personales en línea con distintas características cada uno; como la cantidad de dinero a prestar, los plazos para la devolución e incluso las tasas de intereses, así que para encontrar el que mejor se adapte a las necesidades del prestatario, es útil poder comparar entre todas las opciones disponibles.

Visitar cada una de los distintos bancos o instituciones financieras que se dediquen a otorgar préstamos personales puede resultar un poco engorroso, además que se necesita invertir una cantidad considerable de tiempo, que es un recurso escaso que no se recupera. Así que para facilitarle la tarea a nuestros usuarios, a través de nuestro comparador puedes consultar de manera inmediata todo el catálogo de préstamos que se ofertan en este momento. Adicionalmente se puede obtener información de los intereses que se cobra en cada uno de ellos y el costo anual total (CAT), para que al momento de elegir, no haya quedado ninguna opción por fuera y se tome la decisión más acertada.

¿Y en qué se diferencia un préstamo de un crédito?

Ambas palabras en el lenguaje corriente son tomadas como sinónimos, aunque en realidad no significan exactamente lo mismo. La confusión proviene porque ambas son cuantías de dinero que provienen de una institución financiera, en línea general son bastante similares en cuanto a plazos, tasas de intereses pero presentan una diferencia importante en la modalidad de cobro de los intereses.

Un préstamo es cuando se obtiene una suma de dinero de una institución financiera o de un particular, sin tomar en cuenta si se hace uso o no de la totalidad del dinero. Por ejemplo, si una institución financiera otorga un préstamo de $50.000, lo deposita en una cuenta del solicitante y el beneficiario puede o no hacer uso del mismo o usar una parte y dejar una reserva si hacer uso de ella, la institución financiera cobrará intereses en base a la totalidad del préstamo. Además qué a través de nuestra plataforma puedes solicitar toda la información para optar a préstamos personales en línea, compararlos entre ellos y ver las diferentes características de cada uno.

Mientras que en el caso de los créditos, el banco abre una línea o un límite máximo del cual puedes hacer uso de él. Por poner un ejemplo similar al pasado, el banco abre una línea de crédito por los mismos $50.000, se le notifica al usuario y el mismo hace uso de $15.000, los intereses que te cobrará el banco serán en base a los $15.000 gastados y no de la totalidad de la línea de crédito, ya que no se uso completamente. Estos poseen un comportamiento similar al de las tarjetas de crédito.

Ahora que sabemos diferenciar entré un préstamo y un crédito; ¿En qué se diferencian un préstamo personal de uno inmediato?

Son dos las diferencias básicas entre un préstamo personal a uno inmediato, el monto y el plazo:

Empecemos por el monto, El los préstamos personales por internet o por cualquier otro medio, cuando son inmediatos el cliente tiene rangos para pedir entre $2.000 hasta un tope de $10.000 el cual se podrá extender si se demuestra ser un buen pagador y responsable; Mientras que con uno personal los límites son aún mayores, pudiendo solicitar desde $3.000 hasta $1.000.000.

La segunda diferencia notable es el plazo, con los Créditos por internet urgentes, siempre lo recomendable es pagar lo más pronto posible, ya que las tasas de interés suelen ser elevadas, estos son instrumentos que están diseñados para ser liquidados en un plazo máximo de 90 días y los intereses irán en relación al tiempo que se dilate en solicitante en cancelar la deuda contraída. Ahora con los préstamos personales en México, el plazo mínimo de pago son 6 meses, el máximo es de cinco años y generalmente se manejan en tasas de intereses fijas.

Otra de las recomendaciones importantes dadas a nuestros usuarios, es que evalúen bien para que se están pidiendo los préstamos personales por internet, para que se haga uso de la herramienta más acorde a las necesidades del cliente, y siempre tenga a mano todas las opciones ofertadas mediante nuestra plataforma y ya que ahora conocemos bien las diferencias, decida si requieren hacer uso de préstamos o créditos por internet.